Apnea del sueño

Roncar no es sólo un molesto ruido de mayor o menor intensidad producido por las vías respiratorias superiores durante el sueño. En muchos casos se acompaña de apneas o pausas en la respiración durante la noche de duración variable y trastornos del sueño. Todo esto puede comprometer el descanso nocturno propio y de los que duermen a nuestro alrededor. El ronquido, la somnolencia diurna, sequedad faríngea matinal, sed nocturna, sensación de mucosidad o carraspeo son síntomas típicos con los que se puede manifestar. Mediante la Polisomnografía se estudia la duración de estas apneas y la desaturación de oxígeno que producen.

 

Las causas son múltiples, estrechez de la vía aérea, la obesidad, patologías de origen endocrinológico como hipotiroidismo, variaciones anatómicas del tabique nasal y cornetes, problemas del cavum (sobre todo en niños) o patología del velo del paladar.

apnea del sueño

Para prevenir la apnea del sueño es importante llevar un estilo de vida saludable y hay ciertas medidas que se pueden tomar: evitar el consumo excesivo de alcohol, asegurarse de dormir las horas suficientes, dormir de lado y mantener un peso moderado.

 

En ciertos casos su otorrino puede recomendar un dispositivo que ayuda con la respiración. El dispositivo más común se llama CPAP, utilizado para tratar la apnea del sueño. El CPAP es una máscara que se coloca sobre la nariz y la boca que mantiene abiertas las vías respiratorias por la presión de aire.

 

Dependiendo de cada caso, el tratamiento quirúrgico de la patología realizado por el otorrino es otra buena opción que además es definitiva en la mayoría de los casos.

Pedir Cita

Con SeguroPrivado